jueves, 3 de octubre de 2013

Masacre de Capilla del Rosario: El exrepresor Manzanelli admitió las ejecuciones de los guerrilleros

Aunque se mostró reticente ante el tribunal, reconoció las entrevistas y las cartas enviadas al periodista Gustavo Molina.
 
El exrepresor Manzanelli admitió las ejecuciones de los guerrilleros

Luis Alberto Manzanelli, el represor que purga una condena perpetua en Córdoba por crímenes de lesa humanidad, admitió ayer que de acuerdo a la información que él manejaba, lo de Capilla del Rosario fue un fusilamiento. En horas de la siesta se realizó la toma de la declaración testimonial de Manzanelli, en las instalaciones del Tribunal Oral Federal Nº 1 de la provincia de Córdoba. Hasta allí se trasladaron las partes que componen el juicio que se desarrolla en nuestra provincia.
El extorturador fue trasladado desde el penal cordobés y una vez que estuvo ante el tribunal, reconoció su firma y el contenido de las cartas que le había entregado al periodista de Clarín Gustavo Molina, luego de forjar una relación tras una serie de entrevistas que éste le hizo en el año 2006.
Reticente ante las preguntas y con cautela para eludir una auto incriminación, Manzanelli explicó que si bien admitía el contenido de las cartas, todo lo que sabía sobre lo ocurrido en Catamarca lo conocía por una cuestión subjetiva, por comentarios.
La toma de este testimonio surge a partir de la declaración del periodista Molina, quien señaló que Manzanelli le había explicado que a partir de lo sucedido en Trelew, el ejército ya no tomaba prisioneros, sino que directamente procedía al fusilamiento.
El exmilitar estuvo en nuestra provincia durante la época en la que ocurrió la masacre de Capilla. Según quedó acreditado, Manzanelli fue enviado desde Córdoba para instalarse en el regimiento local en una misión de inteligencia, desde donde pudo conocer lo que pasó con el frustrado intento de copamiento del entonces Regimiento 17 de Infantería. Años después, le contaría a Molina que el operativo de Capilla del Rosario estaba al comando del imputado Carrizo Salvadores, quien acudió al lugar junto a Nakagama.

Acosta

Respecto a la participación de Acosta, en una nota concedida al diario Clarín, Molina explicó lo siguiente: “Yo creo que, efectivamente, Acosta participa activamente como indica Manzanelli, en la ejecución de los guerrilleros. Y por tratarse de un oficial, que comparte después con él un rol en la represión ilegal, comienza a gestarse allí cierta inquina. Por eso, en el relato que Manzanelli hace de los hechos, él se pone en una situación superior, como que en su rol de suboficial fue a Catamarca a hacer el trabajo que los oficiales no hicieron. Y lo que le debe molestar, es que fue recluido en la base a hacer tareas de inteligencia y no pudo ir al monte a participar de la acción armada, como sí lo hizo Acosta”.
Cabe recordar que en la estructura del CCD La Perla se destacó por ser uno de los torturadores más feroces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada